El periodo de prueba de 15 días para los contratos laborales de los trabajadores domésticos, tal y como lo contempla el Código Sustantivo del Trabajo, se mantiene. Así lo determinó la Corte Constitucional al declararse inhibida para fallar de fondo una demanda contra ese tema.

El demandante señaló que ese tiempo de prueba constituye un trato desigual y una clara desprotección frente a los demás, teniendo en cuenta que el periodo de prueba para cualquier trabajador particular es de dos meses. Además, agrega que dicha norma desconoce que el derecho al empleo proporciona unas condiciones dignas y justas que deben cobijar también a quienes prestan servicios en las labores del hogar.

En un concepto, la Procuraduría señaló que un periodo de prueba inferior genera mayor estabilidad laboral, más aún si se trata de un grupo de especial protección como lo son los trabajadores del servicio doméstico.

“Se trata de una discriminación positiva o una medida afirmativa en favor de ese grupo de trabajadores, por lo que lejos de vulnerar el derecho al trabajo, se otorgan mayores garantías a ese grupo poblacional”, indica la Procuraduría en su concepto.

En el mismo sentido se pronunciaron las universidades Libre y Javeriana, instituciones para las que la norma no pretende discriminar a los trabajadores domésticos, sino que, por el contrario, los protege.

La Corte analizó los argumentos de las partes y decidió proferir fallo inhibitorio por falta de claridad en los argumentos de la demanda.