Santa Marta vivió uno de sus días más tristes de este año al despedir con una multitudinaria procesión a cinco de las seis víctimas fatales que dejó un atropello masivo en la comuna Gaira.

La tragedia ocurrió la madrugada del lunes por cuenta de un conductor que maneja en exceso de velocidad y en aparente estado de embriaguez.

 

Te puede interesar: Enrique Vives se presentó sedado a la audiencia y fue suspendida

 

Desde entonces tristeza embargó a las familias de los jóvenes Juan Diego Álzate, Laura Valentina De Lima, María Camila Martínez, la de los hermanos Camila y Lenoir Romero Troncoso, y la de Rafaela Petic (pendiente por sepelio).

Con mariachis y canciones vallenatas, sus familiares, amigos y la comunidad en general, despidió a los jóvenes atropellados sobre la Troncal del Caribe, jurisdicción de Gaira.

 

Mira también: Revelan video de los jóvenes atropellados en Gaira, minutos antes del accidente

 

Fue tanto el afecto de la ciudadanía, que hasta se registraron desórdenes en el entierro de Juan Diego Álzate y Laura Valentina De Lima, porque no se hecho justicia.

La personas capturada por la muerte de los jóvenes en el empresario samario Enrique Vives Caballero, quien este miércoles no pudo culminar la audiencia judicial en su contra porque estaba sedado.

 

Mira además: Investigan restos de un cuerpo hallados por un jardinero dentro de un frasco

 

Algo que para las familias que hoy despidieron a sus seres queridos, requiere toda la atención de las autoridades y todo el peso de la ley.

La séptima víctima de esta tragedia, es un niño de 13 años, que se debate entre la vida y la muerte en un centro hospitalario de Santa Marta.