Las autoridades tienen bajo la lupa al hospital de Caucasia “Cesar Uribe Piedrahita”, ya que al asesinato de su gerente hace dos semanas, se suman las denuncias por corrupción en materia de contratación y vacunación contra el COVID-19.

Habitantes de la región aseguran que el gerente asesinado Luis Octavio Gutiérrez, denunció actos de corrupción y por eso lo mataron.

Le puede interesar: Partido Liberal no apoya reforma tributaria: “Ni ajustes ni retoques”

“Las cifras del coronavirus acá no las revelan, acá todo lo manipulan, el proceso de vacunación es muy lento y solamente vacunan a unos cuantos, aquí vacunan en realidad a los de la rosca política”, relató un habitante del municipio que prefirió ocultar su nombre para evitar alguna reacción violenta.

La Fiscalía, la Contraloría y la Procuraduría indagan por las denuncias de irregularidades al interior de la institución de salud que según denuncias está “en manos de los criminales”.

El municipio de Caucasia está ubicado en el bajo Cauca antioqueño una zona donde operan varios grupos ilegales que estarían manipulando la contratación en el hospital de la población.

Vea también: El drama de Guillermo Escobar, de 60 años, a quien el COVID-19 le dejó una neumonía

Por eso los testimonios de los habitantes que aseguran, “el hospital dejó de ser un tema de salud pública y ahora es un tema político donde destacan los intereses de unos pocos que los de la comunidad”.

Se espera que tras las primeras pesquisas de los entes de control se conozcan las acciones para controlar los posibles actos de corrupción que se estarían presentando en la institución de salud.