Tras poco más de un año de la pandemia solo en Bogotá se cerraron 61 mil establecimientos, los más afectados fueron restaurantes, salones de belleza, peluquerías, misceláneas y papelerías.

Según Fenalco, de las empresas de comercio y servicios que sobrevivieron, el 45 % suspendió contratos laborales, mientras que el 15 % los dio por terminado, una situación que llevó a que el 84 % de los negocios implementara nuevos canales de venta como domicilios, venta por redes sociales o en plataformas de internet, lo cual aceleró el proceso de transformación digital.

Juan Esteban Orrego, director de Fenalco Bogotá calificó este hecho como un adelanto del futuro para este sector.

 

Le puede interesar: Este domingo inicia negociación entre el Gobierno y comité de paro

 

Así nacieron lo que hoy se conocen como cocinas ocultas. Una de ellas es la de Óscar González, un chef de profesión que tuvo que cambiar su forma no solo de cocinar, sino de atender a sus clientes.

Óscar González es un chef que nunca había hecho un domicilio y ahora tuvo que rediseñar todo: su comida y la forma de interactuar con sus clientes.

Publicidad

Mientras Óscar ya es uno de los duros de los domicilios en Bogotá con comida saludable, en Cartagena los dueños de restaurantes y bares siguen en la pelea para que amplíen los horarios de servicio.

 

Vea también: Suicidio de una menor aparentemente violada por policías desata caos en Popayán

 

“Personalmente yo mantengo abierto mi negocio porque amo mi trabajo”, dice otro chef extranjero desde Cartagena.

Lo cierto es que hoy entre Fenalco y las mismas empresas para aprovechar esta nueva realidad de servicio online, crearon su propia plataforma de entregas a domicilio liderada por las empresas de mensajería afiliadas al gremio que se llama Domie.