La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito dio a conocer que en el país hay 100.752 hectáreas con evidencia de explotación de oro de aluvión (EVOA).

De estas, el 87 % de la producción de oro está concentrada en tres departamentos, pero también registra el 69 % de la producción minera de forma ilegal.

Según la UNODC, la “explotación ilícita” se encuentra en Antioquia, Chocó y Bolívar, donde no se cumplen con los permisos técnicos y/o ambientales requeridos, ni las categorías de “en tránsito a la legalidad”.

 

Mira también: Inspeccionan la ejecución de recursos para la salud en San Andrés

 

 

Por ello, el representante de la UNODC en Colombia, Pierre Lapaque, destacó que “el sistema de monitoreo nos permite saber en dónde se encuentra el fenómeno ilegal, ahora es necesario comprender las dinámicas de esos territorios para diseñar estrategias que fortalezcan la capacidad del Estado para que la riqueza de Colombia se traduzca en bienestar para todos los colombianos”.

El 52 % de toda la EVOA en tierra se encuentra en las zonas excluibles de la minería, es decir, protegidas ambientalmente, las cuales corresponden a territorios de protección y desarrollo de recursos naturales renovables y ambientales donde la ley determina que no se podrán ejecutar obras de exploración o explotación de recursos minerales.

Entre las zonas excluibles de la minería, las más afectadas corresponden a Zonas de Reserva Forestal por Ley 2ª.

 

Te puede interesar: Exclusivo CM&: Capitán retirado prendió el ventilador sobre atentados en Cúcuta

 

 

El informe también reporta que el 41 % de la EVOA se localiza en tierras de las comunidades negras.

Frente a esto, el ministro de Minas y Energía, Diego Mesa, manifestó que “con esta información se plantean posibilidades de intervención en los territorios, dirigidas a contener o prevenir la explotación ilícita de oro y generar un avance hacia la formalización de la actividad cuando se puede y hay vocación de legalidad, la cual avanza con más de 4.700 mineros y mineras”.

Tanto el Gobierno colombiano como el de Estados Unidos, lograron establecer que el 60 % de la explotación ilícita se localiza en zonas protegidas ambientalmente.