El Tribunal Superior de Medellín amparó los derechos de un menor de 12 años que no ha podido continuar sus estudios en la oferta académica pública debido a su condición de salud.

Su familia tampoco tiene los recursos para asumir una educación especializada. “Mi hijo desde nacimiento es autista, tiene bipolaridad, esquizofrenia y obesidad mórbida”, expresó Ana Lucía Vásquez, madre del menor que pesa 133 kilos.

El fallo ordena a la Alcaldía de Bello que inscriba al menor en una institución de educación especial.

También puedes leer: La producción de café de Colombia cayó un 22% en julio

“Estamos contentos con el fallo, pero nos preocupa quién se va a encargar de la educación de Alejandro sobre todo con las enfermedades que padece, expresó Salvador Palacio, director de la ONG Gorditos de Corazón.

El abogado Germán Calderón España, agente oficioso del menor y quién presentó la tutela que acaba de ganar, expresó que deben garantizarle una educación personalizada pues el niño “sufre de una ansiedad dónde , por ejemplo, si va a desayunar con otros niños, él los agrede y les quita los platos y se puede comer los 13.”

“Se le han vulnerado el derecho a la salud y educación , es un niño especial de 12 años que pesa 133 kilos que le hace acreedor al padecimiento de enfermedades sistémicas, diabetes, obesidad mórbida y demás enfermedades de carácter psiquiátrico y sicológico que le impiden gozar de una vida normal”, agregó.