Con el objetivo de que Europa rebaje los impuestos a los vehículos importados desde Estados Unidos, el presidente Donald Trump amenazó con imponer aranceles del 20 % a los automóviles que llegan al país norteamericano desde la Unión Europea.

Actualmente los carros del bloque que llegan a Estados Unidos deben pagar un impuesto del 2,5 %, mientras que los vehículos estadounidenses deben pagar para ingresar a la Unión Europea un gravamen del 10 %.

Por esta diferencia, Trump, asegurando que es un desfase injusto, advierte con penalizar la industria de la zona euro.

No es la primera vez que Trump amenaza con sancionar a los vehículos fabricados en Europa; en marzo hizo lo mismo después de que la Unión Europea asegurara que iba a responder con contundencia a los aranceles al acero y al aluminio.