Tras el paso del huracán Iota, los más de 65 mil habitantes de San Andrés se han unido en una sola voz para reactivar a la isla.

Este paraíso conformado por las mejores playas urge de la presencia de turistas, principal fuente de ingresos.

Ante la reactivación de vuelos, las playas ya muestran otro panorama. Además, el buen clima ha permitido que los viajeros disfruten del lugar, pues desde el Ideam se ha dado un pronóstico positivo para esta zona del país.

«Yo estoy desde el jueves acá y el clima es maravilloso. Esta parte de San Andrés está intacta, esta es la isla de nosotros y los tenemos que apoyar», dice una de las turistas.

A pesar de la destrucción parcial que se dio en parte de San Andrés, algunos turistas decidieron llegar y ayudar a los isleños; solo el turismo y la solidaridad podrá reactivar la economía, como dice el dicho, después de la tormenta llega la calma.