La primera dama, María Juliana Ruiz, en el mes de la niñez, promueve la estrategia Crianza Amorosa + Juego, con la que se busca que en los hogares se oriente a los niños con amor, respeto y se generen entornos protectores, que contribuyan al desarrollo integral de esta población.

“Para mí, el juego además de ser uno de esos pilares de la crianza amorosa, es una oportunidad extraordinaria para potenciar las virtudes y el bienestar de nuestros niños, niñas y adolescentes”, afirmó la primera dama.

Le puede interesar: La esencia de la ciencia y la tecnología es construir puentes que conecten conocimiento con bienestar: Primera dama

Para la primera dama, esta iniciativa, en la que se hace énfasis en la importancia de la crianza amorosa, es competencia de todos, de forma irremplazable de los padres, como miembros de familia, como docentes, como parte de un colectivo que se llama país.

“La crianza implica instruir, educar, orientar, es ese proceso único e irrepetible en que un ser humano se siente acogido, reconocido, respetado y en el que tiene la posibilidad de ser guiado y orientado por otro, en este caso, por los adultos”, manifestó la primera dama.

Publicidad

De acuerdo a María Juliana, el juego, además de ser un derecho y una necesidad vital en el crecimiento, es el lenguaje universal de los niños, lo que les permite a los adultos conectarse con los niños y fortalecer sus capacidades, para la transferencia y aprendizaje de valores, del trabajo en equipo, la ética, para consolidar la confianza, el diálogo, el respeto, incluso la comprensión de muchos retos de la vida diaria como el ganar y el perder, el debatir y el competir.

Vea también: Primera dama expuso los logros alcanzados en dos años de la Gran Alianza por la Nutrición

En línea con esto, reiteró que el juego es un factor protector, favorece el establecimiento de entornos donde la protección y la seguridad son connaturales a la dinámica familiar.

“Esa armonía entre el afecto y el juego y todo lo que abarca, nos está permitiendo, dejar huellas positivas y no cicatrices, en nuestros futuros ciudadanos, quienes van a aportar en la construcción de la sociedad que hemos anhelado”, concluyó la primera dama.

Esta iniciativa, que lleva a cabo la Consejería Presidencial para la Niñez y la Adolescencia, con el apoyo de la Corporación Juego y Niñez, y el ICBF, se trabaja de la mano con la red de tejido social LUNNA (Líderes Unidos por los Niños, Niñas y Adolescentes) en los 32 departamentos del país.