Lo que parecía ser una actividad recreativa y estimulante, terminó convirtiéndose en un escenario de guerra en Cartagena. Un padre de familia que observaba un partido infantil empezó a disparar un arma que portaba porque, aparentemente, no le gustó una decisión que tomo el árbitro.

La hostil escena, según testigos, tuvo lugar en el barrio Alameda La Victoria, el pasado 31 de julio.

Versiones extendidas del hostil hecho apuntan a que el padre expresó su desacuerdo tras la determinación del juez central de compromiso en pitar un penalti. El sujeto, que apoyaba al equipo contrario, sacó su pistola y realizó un total de cinco disparos al aire.

También puedes leer: Fiscalía judicializó a dos hombres por maltrato animal, uno en Bogotá y otro en Ibagué

Pese a que en el vídeo que circula en redes sociales no se logra captar al implicado, si se oyen los impactos de bala y a los jugadores de ambos equipos formativos huyendo de la cancha, entre el pánico y los gritos de desespero.

El aficionado que grabó la secuencia -y que al parecer narraba el compromiso- relató en caliente el evento que sembró la zozobra entre los menores y quienes presenciaban el partido:

“Hay intervenciones ahí en el partido”, dice el hombre instantes previos a que el hombre empiece a disparar.

Segundos después, el hombre del vídeo empieza a correr detrás de los pequeños con el fin de refugiarse en un lugar seguro.