Las autoridades decretaron toque de queda que rigió hasta hoy a las 6:00 de la mañana. Policía y Ejército retomaron el control de la ciudad hacia en medio de disparos en las calles.

Disparos de fusil sonaron en las calles de la ciudad hasta altas horas de la madrugada. Tiros de armas cortas y largas les robaron el sueño a los habitantes de la capital vallecaucana. Delincuentes actuaron como hordas para ingresar a conjuntos residenciales y realizar saqueos.

Esto ocurrió desde antes de que iniciara el toque de queda a las 7:00 de la noche, decretado por el alcalde y después de la entrada en vigencia de la normatividad.

A través de redes sociales las personas reportaron como se enfrentaban con los ladrones. Los ciudadanos se armaron con palos, machetes, hachas, bombas molotov y armas de fuego para repeler la incursión de los asaltantes.

»Se metieron a las unidades residenciales, eso sí pasó», indicó la gobernadora del Valle del Cauca, Dilian Francisca Toro.

En total a la línea 123 se reportaron 330 casos de delincuentes ingresando a robar en propiedad privada.

»De los 330 casos reportados a la Policía, todos fueron desvirtuados. Lo que no quiere decir que no hayan ocurrido sino que al momento no se han podido verificar. Estamos en la tarea de corroborar respecto a esos videos. En caso de que sea real se debe judicializar a las personas, no podemos desestimarlos», agregó la gobernadora.

Publicidad

Al menos 53 policías fueron reportados heridos y 79 civiles.