Por primera vez, los estudiantes de la Universidad Pública en Santander (UIS) tendrán su propio esquema de seguridad para defenderse de la delincuencia en horario nocturno.

Los constantes atracos y peligros para más 6000 estudiantes de la universidad que todos los días madrugan o salen tarde de clase, serán cosa del pasado, pues desde ya cuentan con su propio esquema de seguridad.

Iván Augusto Rojas Camargo, jefe de la unidad de Planta Física de la UIS, explicó que la medida “consiste en un grupo de vigilantes dispuestos en sitios particulares, para apoyar a los chicos y acompañarlos en el trayecto que tienen desde que salen de la universidad hasta cuando van a la estación Metrolínea, que es básicamente donde se estaban presentando los atracos”.

La medida más que satisfechos, tiene felices a los estudiantes, padres y celadores.

“Habían muchos gamínes y atracos. Si uno llevaba el celular, cuando uno se daba cuenta era ya cuando el bolso estaba abierto, entonces era muy peligroso”, contó Diana Gamboa, estudiante de la UIS.

Dos grupos de vigilancia articulada, entre drones, vigilantes, caninos y un CAI móvil de 5 a 10 a.m. y de 5 a 10 p.m., ya dan los primeros frutos.

Por los resultados, este modelo de seguridad es pionero en Colombia para los estudiantes.