Con vistas a las elecciones presidenciales de 2022, el expresidente y exsenador Álvaro Uribe advierte de que el «régimen de Maduro en Venezuela tiene muchos delegados» en su país «bregando para tomar el poder», y alerta de la «injerencia dañina» del partido izquierdista español Podemos en la región.

«En mi país hay un chavismo oculto, que está en una coincidencia total con (el partido) Podemos», dice en una entrevista que publica este domingo el diario español El Mundo.

Habla de un «neocomunismo solapado» en Colombia y opina que la llegada al Gobierno de esos «delegados» haría «un daño enorme» a la democracia.

Vea también: Trump se refiere a la victoria de Biden en un tuit

Sobre Venezuela, cree que las sanciones impuestas por la Unión Europea hasta ahora han servido de «poco», y el «régimen venezolano parece estabilizado» gracias al «poco» petróleo que le queda, el oro, las remesas, «el narcotráfico y la represión».

Uribe asegura que «todos los intentos de diálogo en Venezuela han sido inútiles» y que él siempre albergó la «esperanza» de que las Fuerzas Armadas le quitaran el respaldo al presidente Nicolás Maduro «para defender la democracia». Pero esto «ha sido frustrado», indica.

Publicidad

«Estoy pesimista sobre cualquier salida y muy pensativo sobe que esa dictadura se está estabilizando», remata.

Sobre Bolivia, señala que la salida del poder del expresidente Evo Morales fue «más bien un asunto de corrupción», valora que las Fuerzas Armadas bolivianas sean «celosas de cuidar la Constitución» y que Luis Arce, el nuevo presidente del país, tiene el reconocimiento de haber sido «un buen ministro de Hacienda».

Le puede interesar: Colombia registra 8.307 nuevos contagios y 160 muertes por COVID-19

En cuanto el Gobierno colombiano del expresidente Juan Manuel Santos, subraya Uribe que fue «sumiso» a Podemos y que no alcanzó un acuerdo de paz con las FARC, «sino de impunidad a unos terroristas», que ha derivado en cuestiones que han generado «mucha violencia (…) la violencia del narcotráfico»

El Ejecutivo del presidente Iván Duque, al que muestra «todo el aprecio», tiene que mostrar «un liderazgo más fuerte» en esto, asegura.

Uribe acusa al vicepresidente segundo del Gobierno español, Pablo Iglesias (líder de Podemos), de pasar a ejercer un papel «ofensivo, de intervención ofensiva» de la política latinoamericana, algo «muy grave», según dice al ser preguntado por su reciente viaje acompañando al rey de España a la toma de posesión del presidente de Bolivia.

Por último, sobre las acusaciones judiciales a las que se enfrenta, se defiende dolido porque su reputación ha sido «injustamente afectada».

Asegura que, en 22.000 interceptaciones de su teléfono, no hay «ni una sola palabra» suya que haya violado la ley.