La Secretaría Seccional de Salud y Protección Social de Antioquia anunció este lunes que se ha identificado la presencia de las variantes COVID-19, B.1.1.7 (Reino Unido) y P1 (Brasil).

Así mismo, las mutaciones de interés E484K, N501Y y la P681H en la secuenciación más reciente que ha realizado el laboratorio One-Health (de la Universidad Nacional de Colombia y Medellín) y el Laboratorio Departamental de Antioquia en asocio con el Instituto Nacional de Salud.

Le puede interesar: Empleados bancarios y contadores, implicados en lavado de $281 mil millones

Las muestras a secuenciar se seleccionan según características de interés. En esta secuenciación se incluyeron muestras de viajeros, hospitalizados menores de 60 años sin comorbilidades, personas no hospitalizadas que residen en barrios o municipios con alto número de casos. Se incluyeron muestras que fueron tomadas entre el 22 de diciembre de 2020 y el 9 de abril de 2021.

En las muestras se han identificado 23 variantes diferentes. Se identificó la variante B.1.1.7 en seis muestras, P1 en tres, y mutaciones de interés en 20. La variante P1 se encontró en personas residentes en Envigado, Medellín y Apartadó, y la B.1.1.7 en Medellín y Rionegro.

Vea también: Denuncian al defensor del Pueblo por entregar contratos y puestos a simpatizantes políticos

Las variantes citadas ya han sido identificadas en otros departamentos del país y en otros países del mundo.

En los estudios publicados hasta ahora, estas variables no cambian las características clínicas de la COVID-19 ni los grupos etarios vulnerables, pero tienen la capacidad de ser más transmisibles, es decir, un individuo infectado con ellas puede infectar a más personas que una persona infectada con las variantes comunes.

Conozca más: Combates dejan al menos 150 personas desplazadas en Argelia, Cauca

Las recomendaciones para prevenir la infección por estas variantes son iguales a las que ya se conocen para evitar contagio de las variantes comunes.

Además, las variantes encontradas en Colombia no evaden el efecto protector de las vacunas contra el COVID-19.