Robinson González, un antiguo contratista de obras civiles de Buga, Valle, denunció por redes sociales a Julián Latorre, actual alcalde de ese municipio, por celebración indebida de contratos cuando se desempeñó como director jurídico de esa administración.

Noticias Uno habló con el contratista. Dijo que en el año 2008, el entonces alcalde de Buga, Freddy Libreros, le propuso ejecutar contratos para quedarse con parte del dinero.

El excontratista Robinson Rodríguez afirmó que “me llama el alcalde para que comience a ejecutar unos contratos de su propiedad y me dijo para que ejecute y me dé el 50 por ciento de lo que quede del contrato».

El ingeniero aceptó. En la ejecución de las obras conoció al Concejal Darío Cifuentes: «Ahí también conozco al Concejal Darío Cifuentes» 1h02’48» «Entonces el Concejal propone que metamos los contratos de todos por las fundaciones para economizar impuesto, para no pagarle impuestos al estado».

Publicidad

En febrero de 2014, el exalcalde Libreros fue capturado por el CTI por peculado por celebración indebida de contratos y apropiación a favor de terceros. Por los mismos hechos, en julio de 2013 un juez de Buga profirió medida de aseguramiento contra el expresidente del Concejo, Darío Cifuentes.

El contratista dice que a través de dos fundaciones alcanzaron a ejecutar 23 contratos de obras para construcción por 200 millones de pesos.

El contratista dice que el alcalde no le dio la participación que le había prometido y que por eso lo denunció.

La fiscalía le otorgó el beneficio de principio de oportunidad para que confesara. «Yo me declaré en los cohechos culpable, porque a mí me pedían platas y yo entregaba dineros»

En 2009, el Veedor de Buga encontró irregularidades en 17 contratos y denunció al Alcalde y al Concejal ante la Fiscalía y la Procuraduría. Pero cuando regresó a Buga… «Me llenaron la casa de plomo, primero fueron a amenazarme y me dieron tres días para dejar la ciudad y no hice caso. A los cinco días siguientes me llenaron la puerta de plomo»

El veedor ahora tiene escoltas, y el excontratista, testigo clave para la fiscalía, está pidiendo protección.