Adriana Upegui, de 27 años de edad, se ganaba la vida vendiendo tintos en el Parque de Berrío, ubicado en el centro de Medellín.

Luego de dos meses de cuarentena volvió a trabajar para poder sostener a sus dos hijos. Sus compañeras aseguran haber sido víctimas de constantes atropellos de la Fuerza Pública.

Al parecer, luego de uno de esos incidentes Adriana decidió quitarse la vida. Horas antes del hecho publicó un video en el que decía que no aguantaba la presión por la crisis provocada por la pandemia.

Vendedores del sector piden que los dejen trabajar porque ante la contingencia del COVID-19 no tienen como más subsistir.

Vea la nota completa en el video