Helí Heberto Fernández Chamut, un venezolano con circular roja que estaba internado en el Hospital Cari de Barranquilla, se fugó del centro asistencial después de que hábilmente ofreciera una porción de pizza al patrullero de la Policía que lo custodiaba.

El alimento tenía alguna sustancia somnífera que durmió en el acto al uniformado.

«Siendo la una de la mañana, las enfermeras hacen la ronda pertinente y se dieron cuenta de que el paciente no estaba. Lo buscaron y no lo encontraron. Dieron aviso pertinente a las autoridades y eso está en proceso de revisión», indicó Oscarmin Muñoz, director de hospitalización.

El venezolano se fugó vestido con una bata de médico. El policía fue encontrado atado de pies y manos con una sábana.

Al venezolano le iban a practicar este viernes un examen médico para determinar si debía ser dado de alta.

«El paciente venía evolucionado favorablemente, estábamos en proceso de realizarle un TAC para el día de mañana, para ver cómo había evolucionado del absceso hepático que tenía, dependiendo de lo que saliera en el TAC se podía establecer si podía ser egresado», agregó Muñoz.

Fernández Chamut estaba internado en este centro asistencial desde  el pasado 11 de febrero a donde llegó después de ser herido en un atentado en las playas de La Boquilla en Cartagena. Padecía una fuerte infección hepática, tras una primera operación en Cartagena, por los disparos que recibió.

Publicidad