Topas de la Décima Brigada Blindada, unidad militar orgánica de la Primera División del Ejército Nacional, logran la aprehensión de un ciudadano venezolano que hace parte de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Esto fue posible después de un año de seguimiento por parte del Ejército Nacional, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Migración Colombia.

La aprehensión se realizó en la vía que comunica de Valledupar al departamento de La Guajira, luego de establecer que esta persona ingresó al país en calidad de refugiado, con la misión de desarrollar actividades de espionaje a las unidades militares en el territorio nacional, especialmente sobre los departamentos de La Guajira y Cesar.

En el momento de su aprehensión esta persona tenía en su poder documentos que le acreditan como militar activo en el grado de sargento segundo, identificado como Gerardo José Rojas Castillo, procedente de la ciudad de Carora, del Estado Lara, Venezuela, información que él mismo posteriormente confirmó.

Al parecer, fingía ser el dueño de un puesto de venta de jugos frente a las instalaciones militares y posteriormente, logró ingresar a una empresa de Transportes de Valledupar como vigilante de seguridad, donde podía observar de forma permanente los movimientos externos del Cantón Militar de la Décima Brigada Blindada. 

El ciudadano venezolano quedó a disposición de las autoridades competentes, que serán las encargadas de iniciar las medidas migratorias y administrativas a que haya lugar por sus actividades, que pusieron en riesgo la seguridad nacional.