Más de 15 mil personas se reunieron en el barrio Ulpiano Lloreda, oriente de Cali para participar de la tradicional verbena popular.

Sin ningún tipo de elemento de bioseguridad, se llevó a cabo el encuentro pese al aumento de contagios por COVID-19.

Lea también: Al menos 12 muertos y 13 heridos por estampida en un templo hindú en la India

Esta verbena tuvo la autorización por parte de la Alcaldía de Cali. Cabe recordar que durante el mes de diciembre, hubo decenas de eventos con presencialidad en la capital del Valle del Cauca y sin límite de aforo, especialmente en conciertos y presentaciones de la Feria de Cali.

Guillermo Londoño, subsecretario de Seguridad señaló que “desde tempranas horas del primer día del año se instaló un puesto de mando unificado en el comando de la policía en la capital del Valle y se instalaron once dispositivos de seguridad en igual número de accesos al citado barrio de la comuna 13, para minimizar riesgos y tener control de esta fiesta comunitaria”.

Lea más: Cancelan más de 2.500 vuelos en EEUU por ómicron y mal clima

Así mismo, indicó que se llevaron a cabo patrullajes perimetrales con el apoyo de fuerzas especiales del Ejército en aras de redoblar los esfuerzos.

Se estableció que durante el desarrollo de la verbena se dispuso un total de 600 policiales de distintas componentes de la fuerza pública y la operatividad de una flota de drones y del helicóptero Halcón de la institución para respuestas más oportunas en materia de atención y seguridad.

Lea además: Hombre habría matado a su padre, quemó su cuerpo con gasolina y luego lo enterró en su finca

Londoño enfatizó: “la verbena de Ulpiano Lloreda es una fiesta popular que se hace de manera espontánea, familiar y comunitaria, siendo el trabajo del Gobierno que orienta el alcalde Jorge Iván Ospina, un acompañamiento para que se haga de la mejor manera y que los asistentes a este jolgorio hagan gala de su civismo, buen comportamiento y cultura ciudadana”.

En cuanto a la jornada dominical (2 de enero), advirtió que “no se tiene proyectada ninguna actividad similar en el barrio, de ahí que se ejercerán controles necesarios para evitar actividades que atenten contra el descanso y la tranquilidad de los vecinos”.