Este miércoles 15 de septiembre, el proyecto del representante a la Cámara, Juan Fernando Reyes Kuri, que busca reconocer el viche como patrimonio cultural de las comunidades negras del Pacífico fue aprobado como ley en el Congreso.

La iniciativa busca proteger la producción y comercialización del viche en manos exclusivamente de las comunidades que producen la bebida, la mayoría de ellas mujeres.

Se trata de la bebida ancestral y tradicional del Pacífico, que tiene además usos medicinales y que potenciaría cultural y turísticamente a la región.

 

Le puede interesar: Fenalco planteó las fechas para días sin IVA, Gobierno debe confirmar

 

También se pretende  promover la capacitación de los vicheros. Esto incluye la oferta de entidades como el SENA en administración, finanzas y contabilidad, así como la posibilidad formación en las escuelas taller.

Con esta nueva ley “se busca reivindicar saberes patrimoniales y culturales. El viche tiene el potencial de ser nuestra marca país. Es un producto icónico y representativo”, aseguró Reyes Kuri.

Incluso, será clave para la reactivación económica de la región, empoderando directamente a las comunidades y generando empleo.

“El viche merece entrar por la puerta grande de los grandes licores de Colombia y el mundo”, reiteró Reyes Kuri.

 

Vea también: Corte avala extradición de francés buscado por agresión sexual y exhibicionismo

 

Dentro del proyecto es clave la  protección cultural y comercial del viche como práctica ancestral de las comunidades negras. Esto incluye la implementación del plan de salvaguardia y las medidas de protección de propiedad intelectual que dispone la normatividad vigente.

Sin duda, esto es un gran avance cultural y económico para el Valle del Cauca y su región Pacífica.

Se estima que entre el 10 % y 15 % de las comunidades que habitan las cuencas de los ríos del Valle, Chocó, Nariño y Cauca viven del viche. El principal epicentro de promoción y comercialización de esta bebida es el Festival Petronio Álvarez.

En noviembre, se presentará al Consejo Nacional de Patrimonio Cultural el Plan Especial de Salvaguardia (PES) del Paisaje Cultural Vichero para buscar el reconocimiento oficial de esta bebida como patrimonio nacional.