Según la defensa de uno de los cinco menores asesinados en Llano Verde la necropsia muestra que recibieron tiros de gracia.

Uno presentaba heridas con arma blanca en su cuello mientras que otra de las víctimas tenía varios golpes en su cuerpo.

Lea también: Disidencia de las Farc estaría detrás del asesinato de un ciclista en Jamundí

«Los informes de Medicina Legal indican que fueron torturados antes de ser asesinados, esto desvirtúa la tesis de que se les dio muerte porque estaban chupando caña y ahondar los móviles de esta horrenda masacre», indicó el abogado de una de las víctimas, Elmer Montaña.

La defensa también pidió investigar a la empresa que contrató a los implicados en la masacre, teniendo en cuenta que no formaban parte de la vigilancia del predio donde fueron hallados los cuerpos.

«Es inaudito que esta empresa haya contratado a Gabriel Alejandro que tenía dos condenas por porte ilegal de armas de fuego y uso de prendas de las Fuerzas Armadas y una medida de aseguramiento vigente por este delito», agregó Montaña.

Las autoridades todavía buscan a una tercera persona, revelaron una fotografía y ofrecen una recompensa de $20 millones a quien brinde información para ubicarlo.

Publicidad