Víctimas de ataques con ácido han podido rehacer sus vidas con lo más famoso de la belleza colombiana. Las esmeraldas son su herramienta de superación.