Un fatídico hecho ocurrió en un establecimiento comercial del barrio Niza, en la ciudad de Cúcuta.

Un guardia de seguridad, que estaba en su primer día de trabajo, frustró un intento de robo al disparar contra el hampón que le intentaba quitarle sus pertenencias.

El vigilante, que acompañaba a cinco personas (cuatro mujeres y un hombre) se mostró alerta ante la presencia de dos sospechosos que merodeaban la zona.

Luego, uno de los delincuentes llegó por la espalda al vigilante, quien caminó sigilosamente detrás de un carro y le apuntó con su arma al guardia, que de inmediato sacó su arma.

El hampón, que logró su objetivo, salió corriendo luego de disparar en la humanidad del guardia, que logró reaccionar y desenfundó su arma en repetidas ocasiones contra el delincuente, qué se desplomó en el suelo al otro lado de la calle y murió.

La identidad y muerte del guardia

Como Miguel Ángel García Naranjo fue identificado el vigilante de seguridad, que tenía apenas 22 años.

Los testigos del hecho, según contaron, vieron como García cayó al suelo luego de disparar contra el ladrón y pidieron auxilio, mientras el hombre intentaba resistirse ante las heridas de bala en su abdomen.

Según las autoridades locales, el guardia fue trasladado a la Clínica Medical Duarte de la ciudad, donde finalmente murió.