Sobrevivió a la tragedia de Armero, un accidente lo dejó sin visión, sin embargo, tras 16 años en una empresa de venta de comida rápida recibió un golpe en su rostro por parte de un cliente.

El intolerante, no contento con la agresión, propinó un golpe también al gerente del establecimiento.

Conozca más: Tras ataque en Caquetá, ofrecen millonaria recompensa por cabecillas de disidencias de las Farc

Juan sorprendido por la intolerancia de las personas, decidió denunciar al agresor, por lesiones personales.

La víctima cuenta con una incapacidad de 5 días a causa del golpe.