Una mujer hizo público el martirio que está viviendo por cuenta de unos venezolanos, quienes invadieron su propiedad en el municipio de Madrid, Cundinamarca, donde llevarían cuatro meses sin pagarle el arriendo.

A través de redes sociales, Isa Abril publicó un video en el que encara a los inmigrantes venezolanos junto a su mamá y dos patrulleros de la Policía, quienes le piden a través del diálogo que por favor desalojen la casa.

“He acudido a la Policía, Personería, SIJIN, Migración Colombia, ICBF, Procuraduría y Fuerza Aérea sin tener hasta el momento una solución a mi problema”, escribió Abril en la denuncia.

La arrendadora afirma que las familias venezolanas invadieron su propiedad, aprovechando que los anteriores arrendatarios dejaron abierta la puerta.

Después de eso, Abril asegura que los vecinos se han quejado con ella por los “contantes desórdenes, escándalos, riñas, agresiones, consumo de drogas y licor” por parte de los venezolanos. Y todo lo anterior sería en “presencia de menores de edad·.

Además, la mujer dice que los inmigrantes, “por si fuera poco”, hicieron modificaciones internas a la casa para prestar el servicio de paga diario.

 

 

Por eso, se decidió a grabarlos y mostrar lo “conchudos” que son cuando se les pide desalojar el predio, incluso con acompañamiento de la autoridad.

Mire toda esa manada de ‘culicagaditos’, me da embarrada con esa gente; con ellos no (los adultos), son más conchudos viviendo de gratis”, dice la propietaria.

¿Qué dicen los venezolanos?

Por su parte, una de las mujeres venezolanas —quien está desde el principio cuando se metieron a la casa, según la denunciante— le explica a la Policía que le quiere pagar un mes, pero que no le debe cuatro meses de arriendo.

Según ella, un familiar suyo tenía antes el arriendo, por lo que no debe responder por esa persona.

Además, asegura que ya le pagó a otra persona para salir de la propiedad, pero que aún no ha arreglado los papeles.

 

 

En el video, se puede ver cómo la mujer venezolana busca ser agresiva con la propietaria del inmueble, aunque se contiene, tal vez por la presencia de los policías.

“Me va a pegar o qué”, le dice la propietaria en el primer video. Segundos después, la migrante le advierte que no se busque “su muñequera”.

En otros videos, Isa Abril muestra el desorden que provocan los venezolanos en el sector, haciendo jolgorio en el espacio público sin importarles la tranquilidad de los residentes.

Los uniformados le piden consideración a los arrendatarios, teniendo en cuenta los altos costos en servicios públicos que está recibiendo la propietaria.

Por eso, los agentes le sugieren a la arrendadora que “tumbe las puertas y ventanas”, incluso que les corte los servicios por su cuenta.

 

 

En el mensaje que Isa Abril publicó a través de su cuenta de Facebook advierte a otras personas para que no caigan víctimas de personas irresponsables como estas.

“Me he enterado de que ya se han apropiado de la misma manera de otras casas en la misma calle y no me gustaría que otras personas de buena voluntad se vieran afectadas de la misma manera”.

“Mi realidad en este momento es la realidad de muchos que nos vemos maniatados ante la falta de justicia, cumplimiento de deberes y apoyo por parte de nuestro gobierno”, concluye Abril.