El comerciante Melvin Román Castro, de 36 años de edad, estaba en su actividad diaria, atendiendo clientes en su tienda en Luruaco, Atlántico cuando llegó un hombre armado.

Inicialmente su ayudante atendía el negocio mientras un cliente esperaba. Acto seguido, aparece el comerciante cargando a su pequeño hijo.

En ese momento irrumpe el sicario, que sin importarle que Melvin Román cargaba al niño, le disparó a quemarropa: el tendero se desplomó y el menor cayó al suelo, mientras el sicario huyó.

“Lamentamos los hechos sucedidos en el municipio de Luruaco, donde es ultimado un ciudadano en un establecimiento público. Es allí en donde nuestro componente de policía e inteligencia en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, viene desplegando toda una actividad para establecer cuáles fueron los móviles del hecho y lograr capturar a los agresores”, expuso el coronel Edwin Álvarez, comandante operativo de la Policía de Atlántico.

Se investiga si se trató de un nuevo caso de extorsión .