La viuda del legendario líder de las Farc, Manuel Marulanda Vélez, se estrenó este martes como parlamentaria en una agitada sesión en la que después de muchas horas de difíciles conversaciones entre las bancadas fueron elegidas las comisiones constitucionales permanentes del Senado.

Sandra Ramírez, es hoy el símbolo de las mujeres desmovilizadas de la antigua guerrilla y como integrante del ahora partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria, FARC, se inició en las difíciles gestiones de la política y el Congreso.

Hizo parte de la comisión que negoció con otras fuerzas políticas la ubicación de los senadores de FARC.

Ella quedó viuda hace diez años cuando un infarto agudo al miocardio le quitó la vida a Pedro Antonio Marín, que se hizo conocer como Manuel Marulanda y a quien llamaban “Tirofijo” que durante casi medio siglo dirigió la organización armada Farc. 

Dos años después del fallecimiento de su esposo, fue enviada a La Habana como integrante de la delegación negociadora de la paz y hoy tuvo su primera prueba de fuego al definir, con sus compañeros, la forma de votación de la bancada de oposición para conformar las comisiones.

Sandra Ramírez dice que ella se sintió bien en su primera gran prueba parlamentaria y confiesa que valió la pena cambiar las trincheras en el monte por las curules.

“Sí, porque siempre ha sido un anhelo de las Farc hacer política por las vías pacíficas”, manifestó a CM&.

Reveló que hoy pensó en su difunto esposo y que le hubiera gustado tenerlo a su lado.

“Todos los días lo recuerdo y más aquí, donde él hubiera querido estar pero no pudo”, declaró.

En la tarde se posesionó como integrante de la Comisión Sexta del Senado con su verdadero nombre: Griselda Lobo Silva.

La viuda de Marulanda comparte silla en la Comisión con Antanas Mockus, Horacio José Serpa y las mujeres ultra uribistas Amanda Rocío González y Ruby Chagüi.

Carlos Ruiz