Un voraz incendio consumió una bodega de chatarras y pinturas en el centro de Barranquilla. Varias viviendas vecinas resultaron afectadas.

Las llamas parecían incontrolables y fue necesaria la presencia de siete máquinas, dos carrotanques y 38 bomberos para controlar la emergencia.

Hubo pánico en el sector y los vecinos trataban de salvar sus propiedades.

«Comenzaron como fuegos artificiales, pero eran los potes de pintura que se estaban explotando ya. Cuando me asomo al patio y miro una claridad que nunca había visto. El pánico comenzó. Salimos corriendo y desde la calle dijimos, se nos quemó la casa, pero gracias a Dios, cayó la pared», indicó uno de los vecinos.

Publicidad

Fue necesaria la evacuación de 15 viviendas y seis locales comerciales vecinos. Todos sufrieron afectación.

En medio de la emergencia mientras unos ayudaban otros robaban en locales comerciales del sector.

Se desconocen las causas del incendio, pero por el material inflamable en la bodega, las llamas se propagaron rápidamente.

Por fortuna, no hubo heridos y solo daños materiales en la emergencia.