El defensor del Pueblo, Carlos Camargo aseguró que persisten vulneraciones a los derechos de los ciudadanos en los pasos fronterizos entre Colombia y Venezuela. Así lo corroboró este jueves durante un recorrido por la zona del Puente Internacional Simón Bolívar de Cúcuta.

“Desde Venezuela se anunció una supuesta reapertura de la frontera, retirando los obstáculos que habían instalado en el puente Simón Bolívar, solo se está permitiendo el paso para estudiantes y personas con dificultades de salud o calamidades familiares. Las restricciones persisten, lo que sigue obligando a los ciudadanos a transitar por las trochas ilegales”, dijo Camargo.

 

Mire más: (Video): A piedra y pistola, comunidad enfurecida lincha a hombre que estaría robando en Cali

 

El defensor del Pueblo también manifestó que “dicha situación sigue siendo una clara vulneración para los derechos de las personas que intentan transitar entre los dos países, exponiendo sus vidas, patrimonios y dignidad humana”.

“No es cierto, como mencionan desde el lado venezolano, que haya una reapertura en los puentes internacionales Francisco de Paula Santander y Simón Bolívar”, agregó Camargo.

 

Lea también: Emiten orden de captura contra el hombre que agredió a la diseñadora caleña, Johana Rojas

 

“La apertura de la frontera es una oportunidad para restablecer el movimiento en la zona, la cual debe darse de manera ordenada y segura. Sin embargo, hasta el momento el tránsito de personas es muy reducido, ante la negativa de la guardia venezolana para normalizar el paso de sus connacionales”, manifestó el defensor del Pueblo.

Funcionarios de la Regional Norte de Santander de la Defensoría del Pueblo han hecho presencia permanente en los puentes Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander para confirmar las condiciones previas y posteriores a la apertura de este paso fronterizo.

 

Quizás le interese: Esta es la carta de Emilio Tapia ofreciendo colaboración a la Fiscalía

 

Hasta el momento se reporta el paso de unas tres mil personas diarias en promedio, muy inferior a los registros de hasta 65.000 personas diarias que se movilizaban por la frontera antes del cierre fronterizo.