En medio del foro que adelanta el Consejo de Estado sobre «Lucha contra la violencia y la explotación sexual», se envió un mensaje de rechazo a todo tipo de violencia sexual, física, psicológica y económica que se profiera contra la mujer.

Alika Kinan, activista Argentina y quien fue víctima de trata de blancas de 1996 a 2012 (más de 10 años explotada sexualmente), narró cómo vivió tan lamentable experiencia al asegurar que tras ser rescatada, fue «difícil reconocerse como víctima».

Indicó que los proxenetas «generan la violencia más violenta que es la física, a parte de la sexual y la psicológica que también infringen».

Aseguró que «no sabía que era víctima de trata de blancas, yo veía a mis proxenetas como quienes me cuidaban a pesar de que me emborracharon y me hicieron estar con muchos hombres que no recuerdo”.

En medio del llanto hizo un llamado «para que no haya más mujeres explotadas, para que no haya víctimas de la población LGTBI» y aseguró que se trata de una situación a nivel global.

«Tenemos estos aberrantes delitos que atentan contra las mujeres porque existe la prostitución, y existe la prostitución porque los hombres pagan por sexo» añadió.