Aunque Estados Unidos admitió su error y liberó el dinero incautado en una operación contra el lavado de dólares que hizo en los años 90, los erróneamente involucrados aún no reciben de vuelta sus bienes.

Lo incautado fueron cien millones de dólares que pasaron a la custodia de la DNE y desde entonces no se tiene noticia de ellos.