La Contraloría General descubrió que siete pistas de aterrizaje para conectar a comunidades indígenas en cuya construcción la Gobernación de Vaupés invirtió 10 mil millones de pesos de regalías terminaron convertidas en siete proyectos abandonados y apenas iniciados.

“El contrato con la Asociación Regional de Municipios de la Amazonía y de la Orinoquía (Asomaroquia) fue firmado por $ 40 mil millones y se desembolsaron $ 10 mil millones”, explicó a CM& el contralor delegado intersectorial de regalías, Juan Carlos Rendón.

La Contraloría tras constatar el estado de las supuestas pistas de aterrizaje encontró que el contrato fue suscrito de forma insólita en la noche del 31 de diciembre del 2015 en el último día del periodo del entonces gobernador Roberto Jaramillo.

“Llama la atención que el contrato lo firmó en el último día de su gestión en diciembre de 2015 la administración anterior”, dijo el contralor Rendón.

El entonces gobernador de Vaupés que suscribió el contrato con Asomaroquia fue Roberto Jaramillo García.

La Contraloría General trasladó sus hallazgos a la Fiscalía y a la Procuraduría para que se adelanten las correspondientes investigaciones.