La Cruz Roja Internacional reportó que ocho menores reclutados por las Farc para sus filas, fueron entregados por ellas en un lugar no revelado, presuntamente del departamento del Meta. Ese organismo y delegados de Unicef recibieron a los jóvenes en medio de un operativo realizado con el mayor sigilo por razones de seguridad.