Durante el quinto día de protestas en Cataluña, los fuertes enfrentamientos entre manifestantes y Policía dejaron 182 personas heridas, de las cuales 50 fueron trasladas a centros asistenciales, mientras que el resto fueron atendidas en el lugar de las protestas.

Las autoridades informaron que durante la noche del viernes, en varias calles céntricas de Barcelona se recrudecieron las manifestaciones violentas que se prolongaron hasta altas horas de la madrugada.

En una de las principales vías la Policía tuvo que utilizar botes de humo, gases lacrimógenos y pelotas de goma a numerosas personas que habían realizado hogueras e incendiado barricadas contra las autoridades.

En horas de la mañana del mismo viernes, cerca de medio millón de independentistas catalenes se habían reunido en el centro de Barcelona en una jornada de huelga general por la sentencia que condena por secesión a sus líderes a más de nueve años de prisión por la intentona soberanista de 2017.