La emergencia se produjo después de que la corriente del río Magdalena se desbordara y rompiera el muro de contención.

El alcalde del municipio, José Santander Rosales dijo que en este momento se vive una grave situación, ya que las aguas inundaron el centro de la ciudad y siete barrios más y que varias sedes oficiales quedaron anegadas, la iglesia principal, la notaría, la casa de la cultura, el Palacio de Justicia y la clínica La Inmaculada, los barrios El bosque, 7 de agosto, El Silencio, Florida, San Rafael, Genequén y el centro de convenciones.  

Miembros de la Defensa Civil informaron  que muchas familias, del lugar residentes en el centro, no lograron evacuar sus pertenencias por lo que perdieron todo.

La última temporada invernal en Colombia, que comenzó a mediados de septiembre, cobra ya cerca de un millón de damnificados.