La caída de material, árboles y gigantescas piedras, es el panorama de gran parte de la vía que comunica a Bogotá con Villavicencio, donde los puntos críticos incrementaron de manera relevante y se necesitan, por lo menos, $100.000 millones para solucionar la contingencia.

“Pasaron de diez sitios críticos a 21 y en ese sentido habrá que hacer una revisión de los otros 19 sitios con el propósito de determinar cuáles son las obras y acciones que permitan ir resolviendo estos problemas de inestabilidad. La solución definitiva está dada entorno a la prolongación del túnel falso que se encuentra en el kilómetro 64 + 200”, manifestó Carlos García, funcionario de la ANI.

El viceministro de Infraestructura, Manuel Gutiérrez, se refirió a las causas de los 15 derrumbes y las vías alternas que pueden tomar los transportadores: “26.500 metros cúbicos es algo fuera de control, esto fue algo súbito, el agua que cayó ayer no caía en las últimas dos décadas”.

Y agregó que las vías alternas son: desde Sogamoso hasta Yopal, por ahí puede pasar la carga pesada, la diferencia son de cinco o seis horas en el trayecto y para los vehículos livianos desde Agua Clara hasta El Sisga.

La gobernadora del Meta, Marcela Amaya, habló de las millonarios pérdidas para el departamento por el cierre de este importante corredor vial, “llevamos cuatro meses de temporada de lluvias y las afectaciones del departamento son de $53.000 millones diarios en los diferentes sectores. Para los puntos críticos se necesitan $100.000 millones”.

La aerolínea Avianca anunció que operará dos vuelos adicionales a la capital del meta el miércoles 29 y jueves 30 de agosto para un total de seis vuelos diarios en dicha ruta.