Al menos 30 personas resultaron muertas y otras 40 heridas en un triple atentado suicida con explosivos en Konduga, en el noreste de Nigeria, un ataque que lleva la marca de Boko Haram y es el más sangriento de los cometidos en los últimos meses por este grupo insurgente yihadista.

Según un balance que aún podría agravarse, 30 personas al menos murieron cuando tres kamikazes detonaron sus cargas explosivas el domingo por la noche frente a un local donde se habían congregado decenas de aficionados de fútbol a ver un partido.

«En este momento, tenemos 30 muertos y más de 40 heridos», dijo Usman Kachalla, responsable local de los servicios de emergencia. El responsable agregó que el numero de víctimas habría sido menor si los servicios de socorro hubieran podido acceder más rápidamente al lugar.

El atentado, el peor en meses en el noreste de Nigeria, ocurrió en la ciudad de Konduga, a 38 km de Maiduguri, la capital del estado de Borno.

«La falta de infraestructuras médicas apropiadas para hacer frente a este tipo de emergencias y el tiempo perdido en obtener la autorización (del ejercito, ndlr) para acudir (al lugar) desde Maiduguri contribuyó a este elevado balance» explicó Kachalla.