Varias de las familias de comunidades indígenas, que desde hace 15 años llegaron a Cali y se asentaron a las afueras de esa ciudad, dicen que solo reciben medidas policivas ante las peticiones de ampliar sus territorios y que dónde actualmente residen no cuentan ni con servicios públicos.

Doña María Ofelia Opocué vive hace 15 años en este sector, y junto a tres familias llegaron desde Toribío, haciendo del reciclaje su única fuente de sustento.

‘Nosotros trabajamos reciclando, mirando la forma de como el sustento nos llega, buscando trabajo por ahí de donde nos llegue, porque tenemos niños’, indicó María Ofelia Opocué, habitante del Cabildo Indígena Abriendo Caminos de Pance.

Doña María Ofelia hace parte de las 35 familias de distintos municipios del Cauca que habitan a las afueras de Cali, pero cuyas condiciones carecen de apoyo estatal.

‘Aquí no tenemos ni servicios públicos, es un dilema, no se tiene agua potable y el alcantarillado es complejo’, aseveró Fabio Guachetá, habitante del Cabildo Indígena Abriendo Caminos de Pance.

Han dicho que no pretenden invadir terrenos privados, ni atentar contra el medio ambiente, solo esperan es poder ampliar sus territorios.

‘Nosotros siempre hemos cuidado la naturaleza, la idea no es dañarla, solo es cuidarla y protegerla’, aseguró Nelson Ul, gobernador del Cabildo Abriendo Caminos de Pance.

Cabe resaltar que la administración caleña ha advertido, en distintas oportunidades, que no permitirá la invasión de predios ni cerros tutelares de la ciudad.