Anoche tuvo su estreno en día de rumba, la restricción a la venta de licor en varias zonas de Bogotá… La noche fue más tranquila, y al mismo tiempo, se descubrió que la venta de alcohol a menores de edad es una práctica más extendida de lo que creían las autoridades.

Los operativos de Policía continuarán todos los fines de semana… Anoche no se reportaron heridos con armas en los sitios de rumba y las autoridades interpretan esto como un primer gran éxito de la medida.

El operativo comenzó hacia las 10 de la noche y se concentró especialmente en la localidad de Kennedy, en el sector conocido como cuadra alegre.

En el lugar, que hace parte de las 9 zonas en las rigen las nuevas restricciones al consumo y venta de licor, no se hicieron esperan  los infractores.

“El balance fue de 45 comparendos pedagógicos.”

Todos por estar tomándose unos traguitos en plena vía pública… y de paso ocasionado desorden. 

Para la Secretaria de Gobierno de la capital, a pesar que la restricción a las licoreras de no vender bebidas embriagantes después de las 11 de la noche redujo la afluencia de gente tomando en las calles, la presencia de menores en los bares no para.

“15 cierres temporales y 2 de ellos por haber encontrado menores.”  

En el bar Titan Men la policía encontró 18 menores de edad. El lugar fue sellado.

“Esto no es una chiquiteca sino un bar de mayores de edad que permitía el ingreso de menores. Ahí se estaban incumpliendo todas las normas, expendio de licor a menores, gente fumando.”  

Algunas personas, acostumbrados a frecuentar esta zona de rumba,  ven con buenos ojos la nueva ley.

A pesar que la restricción para las licoreras de vender bebidas alcohólicas sólo dura 90 días, las autoridades continuarán con los operativos todo el año.

“Van a ser todos los fines de semana en todos los sitios de rumba”.