Todos los policías que en tres turnos atendían el CAI de San Victorino, en el centro de Bogotá, hacían parte de la estructura criminal de microtráfico que dominaba la zona.

Publicidad

Los mismos policías invertían en comprar información a inteligencia de la Institución sobre los uniformados nuevos que llegaban al CAI para evitar infiltraciones.