1.500 desplazados llegaron a Cáceres hace un mes, con miedo y caminando, quienes desde el pasado mes de enero habían huido de sus veredas por presiones de grupos al margen de la ley.

Hoy 450 se van en bus, con la esperanza de retornar a sus fincas, recuperar sus animales y cultivos. Por su parte, el gobierno departamental adelanta el regreso de los campesinos con ayudas humanitarias.

«Les hemos dado unos mercados para que tengan plan de choque de llegada y el trasporte, con consejo de seguridad para que la fuerza pública actué», indicó la secretaria de Gobierno de Antioquia, Victoria Eugenia Ramírez.

La policía brinda acompañamiento para garantizar la seguridad y evitar nuevas amenazas de grupos armados.

«Es el mejor momento para que retornen con la tranquilidad de que está la Fuerza Aérea Pública Armada, el Ejército y la Policía haciendo acompañamiento», aseguró el comandante de Policía Antioquia, el coronel Mauricio Sierra Niño.

Se espera que esta semana sean 600 más los que logren retornar de manera gradual, hasta que puedan hacerlo en totalidad y habitar las veredas que por meses estuvieron abandonadas.