Un drama viven 48 familias que eran propietarios de los apartamentos del edificio Bernavento, que fue derribado de manera controlada en Medellín. Afirman que desde que les entregaron sus propiedades vieron que tenían problemas. Ahora enfrentan una crisis e económica mientras los constructores no aparecen.

Por haber sido propietarios de apartamentos estrato cinco, estas familias no cuentan con subsidios. Pero su situación económica es crítica, porque tienen una deuda de un apartamento que ya no existe.

En cuatro segundos se fueron al suelo las ilusiones de 48 familias que eran propietarias del edificio Bernavento de Medellín.

“Cuando ya no vi el edificio, entré en un llanto inconsolable», manifestó Martha Parra, afectada por edificio Bernavento.

Parra contadora y madre de un estudiante de bachillerato vive hoy en arriendo. En 2009 gastó todos sus ahorros comprando el apartamento 1301 del edificio Bernavento y ya no existe, pero le quedan deudas.

“Esos sueños comenzaron a ser una pesadilla, porque empezamos a encontrar muchas grietas en la fachada y en las columnas, que se estaban hundiendo. Había algo y mi corazón me decía que ahí va pasar algo, todo el mundo lo presentía», afirmó Parra.

Desde el principio los constructores no les respondieron.

Publicidad

«Empezamos a averiguar con Jorge Aristizabal, que fue el calculista y  decía que no, que eso eran asentamiento normales. Y el edificio se había asentado 16 centímetros», aseguró la afectada.

Martha perdió todo el patrimonio que consiguió en toda una vida de trabajo. Ahora tiene la deuda que tuvo que adquirir para repontenciar, solución que no salvó la edificación.

«Sin mi apartamento, sin mis cosas, porque yo dejé la nevera, la lavadora, mis camas, todo se me quedo allá, mi sala mi comedor todo», relató Parra.

Son otras 47 familias las que sufren la misma situación. Desde 2016 pagan servicios públicos e impuesto predial de apartamentos que no habitan y viven en arriendo.

Otra de las afectadas, Laura Gutiérrez, indicó que “no tenemos ayuda de absolutamente nadie, solamente por vivir en un estrato cinco y muchas veces tenemos más necesidades que un estrato uno y dos. Estamos en una calamidad pública, pero para nosotros no aplica la calamidad pública. Qué lástima que sea así, porque las ayudas que da el municipio y que da el Estado, a nosotros no nos sirve, eso es lo que nos dicen”.

Tienen deudas con el banco de un apartamento que no existe. Y añadió que “al banco no le importa, yo he estado peleando con el banco desde hace tres años, donde le he estado informando la situación del edificio y el banco no me ha querido hacer caso. En este momento me dicen que siga pagando, siga pagando un aire, siga pagando algo que realmente ya no tienes esa es nuestra situación».

El derribamiento costó cerca de 2.500 millones de pesos. Ese dinero lo pagó la alcaldía de Medellín, pero luego se lo cobrará a los copropietarios.

¿Por qué informarse con el Canal 1?

Recuerde que en el sistema informativo del Canal 1 puede encontrar temas de actualidad sobre las regiones, la política, la economía y los acontecimientos a nivel nacional e internacional.

Lea más noticias en el Canal 1