En estas elecciones, por segunda vez consecutiva desde que se creó el Parlamento Andino, el voto en blanco superó la mitad de los votos válidos de las listas que fueron postuladas a integrar el ente deliberante de los países que integran la Comunidad Andina.

Fueron 3,5 millones de tarjetones marcados en blanco y los aspirantes sumaron 3,1 millones de votos.

El registrador Carlos Ariel Sánchez señaló que “esas circunstancias superó la totalidad de votos válidos y de las listas y es mayoritario y conforme la norma debería repetirse la elección castigando las listas”.