En alerta están las autoridades de Cartagena por el incremento de abusos en los precios a los turistas por parte del comercio en las playas de la ciudad.

Esta vez nuevos casos se presentaron en el sector de Bocagrande, dónde pretendían cobrar 600 mil pesos a un grupo norteamericanos por ocho cócteles, una cerveza y una gaseosa, y el otro, por el excesivo costo de masajes. Debido a esto, tres mujeres fueron conducidas para aplicación del Código Nacional de Policía.

Yolanda Wong, alcaldesa (e) indicó, «hemos habilitado una línea y unas cartas de precios oficiales que son las que deben observar, tenemos un grupo élite en el aeropuerto habilitado 24 horas para que se pueda dar aviso a nosotros, de cualquier abuso y una carta oficial de precios».

También se conoció otra denuncia en la Isla de Tierra Bomba dónde cobraron 150 mil pesos por unas trenzas que normalmente tienen un precio de 20 mil.

«No vamos a permitir que nuestro destino turístico que es Cartagena de Indias se vea afectado por abuso de vendedores», afirmó Wong.

Finalmente las autoridades informaron que redoblarán los esfuerzos para garantizar la estadía de propios y visitantes en esta temporada de vacaciones.