Las voraces llamas arrasaron ocho viviendas que hacían parte del paisaje natural cafetero, declarado por la Unesco como Patrimonio Mundial. En las viviendas funcionaban siete locales comerciales, entre ellos una ferretería con elementos inflamables que causó la propagación rápida del fuego.

Consuelo Bravo, secretaria de Cultura del Valle del Cauca dijo, «fueron declaradas por la Unesco que es el organismo encargado de hacer estos reconocimientos a nivel mundial. Son únicas en el mundo, nosotros debemos realizar acciones para la salvaguarda, todo lo arquitectónico y urbanístico está relacionado con el tema del paisaje».

La Secretaría de Cultura inició el proceso ante el ministerio para buscar reconstruir las viviendas.

«Hay un inventario donde están todas las condiciones anteriores y trabajar con el ministerio para iniciar la restauración de las casas», indicó Bravo. 

La conflagración se registró en pleno centro del municipio, en zona comercial, al parecer por una vela que dejaron encendida dentro de uno de los predios. La emergencia no causó víctimas mortales o heridos, se estima que las pérdidas económicas podrían superar los 5 mil millones de pesos.