A pesar del acuerdo de fin de guerra, entre Rusia y Georgia, este conflicto está lejos de superarse. Las hostilidades han disminuido, pero siguen.

Después de la firma de la paz, Rusia voló un puente vital para Georgia.

Poco después, de que el presidente, Dmitrij Medvediev, firmó la paz con Georgia, Lado Gurgenidz, el primer ministro georgiano, culpó a los rusos de volar uno de los más importantes puentes férreos en el país que conecta el occidente y el oriente de la nación.

Las tropas rusas que aún operan en el territorio Georgiano. Se están llevando el armamento.

“Para tener una vida normal de nuevo, necesitamos paz, si la Rusia nos deja.”

Según la Unión europea el documento firmado por las dos partes, es ambiguo al no contemplar “el respeto pleno para la soberanía de Georgia.

Mientras tanto, otros dos antiguos satélites de Unión Soviética, Polonia y Ucrania, tomaron precaucionas ante Rusia. Polonia firmó un acuerdo con los Estados Unidos para instalar escudos antimisiles y Ucrania anunció que cederá sus radares antimisiles a los países occidentales.

Publicidad