Los policías que investigan el secuestro del capitán Anyelo Palacio pasaron por encima el examen de los restos en la ropa con la que escapó. Esto lo interpreta su abogado como un presagio del resto de la investigación y reclama que ésta se le entregue a alguien imparcial. Los superiores de los investigadores hacen parte del grupo de los denunciados por el capitán y el servicio médico de la Policía, según el abogado, se prepara para descalificar sus testimonios con argumentos psiquiátricos.