El abogado que responde ante la justicia por haber alterado la escena del asesinato del artista callejero Diego Becerra asegura que está recibiendo amenazas de muerte y excluye de responsabilidad sobre éstas a los allegados a la víctima.

Su defensor y hermano sostiene que éstas pueden estar relacionados con el hecho de que él dijo que en el momento en que la escena fue alterada había a su alrededor otros 40 uniformados.