La participación de un general del Ejército en la devolución de un embarque de cocaína en Barranquilla, que causó un remesón hace seis años, resultó ser un montaje contra el oficial, según las conclusiones de la Procuraduría y la Fiscalía. El general Gabriel Díaz asegura que el montaje se lo prepararon agentes corruptos de la DEA que trabajaban en Colombia.

A un complot en su contra, entre Agentes de la DEA y la mafia aludió el General Gabriel Diaz, su inclusión en investigaciones penales y disciplinarias, por el escándalo de la devolución de dos toneladas de cocaína a los narcotraficantes y en el que resultaron implicados varios miembros de la policía de Barranquilla en 2002.

Tras notificarse de las absoluciones que en su favor profirieron la Fiscalía y la Procuraduría el general reveló que los testigos que conocían de la devolución de la droga fueron asesinados después de que se los entregó a la DEA.

El alto oficial reveló que esos agentes de la DEA trataron de comprar otro testigo para inculparlo.

Al absolverlo, tanto la Fiscalía como la Procuraduría dijeron que no había pruebas, que demostraran que el oficial estuviera implicado en el escándalo que él mismo denunció.