La Corte Suprema de Justicia absolvió a un hombre que había sido condenado a 17 años y 7 meses de prisión por asesinar a otra persona durante una riña.

Los hechos ocurrieron en enero de 2015, cuando un hombre ingresó a una vivienda del municipio de Balboa (Cauca) agrediendo a su excompañera sentimental, con quien discutió airadamente.

Al ver esto, el novio de la joven intervino y le pidió que se calmara, logrando que el agresor sacara a la mujer de la casa. Los dos hombres se quedaron en el inmueble agrediéndose mutuamente, resultando ambos con heridas de gravedad que le causaron la muerte al que motivó la pelea; el otro hombre logró recuperarse.

Por estos hechos, el novio de la joven fue condenado en primera y segunda instancia por el delito de homicidio doloso, por lo que su defensa interpuso recurso de casación ante la Corte Suprema.

El alto tribunal revisó el caso y encontró que existen dudas frente a lo ocurrido, puesto que muchos de los testigos afirmaron que desde hacía varias semanas el hombre que resultó muerto venía amenazando al procesado por ser el novio de su expareja.

“Esos testimonios no se desmintieron; en cambio, pusieron en evidencia el comportamiento malsano y el resentimiento expresado por el agresor frente a la posibilidad de que su exnovia tuviera otra pareja, y directamente, por esos mismos motivos, la enemistad con el condenado, a quien lesionó la madrugada de los hechos”, señala el fallo.

Agrega la sentencia que la duda frente a la responsabilidad del acusado siempre debe resolverse a su favor, de lo contrario se estaría violando uno de los principios fundamentales del derecho.

Publicidad

“Del análisis conjunto e integral de los medios probatorios se evidencia que prevalece la duda razonable sobre la responsabilidad penal, pues resulta factible que el acusado hubiera actuado al amparo de la legítima defensa y para proferir sentencia condenatoria deberá existir convencimiento de la responsabilidad penal del acusado, más allá de toda duda”, puntualiza la sentencia.